inicio/portada
17 de Julio del 2017, 06:37 horas

La enfermedad letal

Abel San Román

El BIEN, en pro, y el MAL en contra, de las normas morales, eternizan lucha en toda sociedad. El BIEN apuntala los principios morales en una escala de valores humanos que se colapsa por el MAL. El BIEN, escaso como cosa buena que satisfaga anhelo de bienestar, de seguridad y salud que quebranta el MAL como enfermedad que se torna letal.

En cualquier época y región más remota se ha experimentado el dolor por lo que afecta o daña el MAL. Sea de la acción violenta o de una enfermedad epidémica. Contra males orgánicos los antiguos buscaron en la terapia vegetal el “milagroso remedio” que se aplica para diversas enfermedades, unas sin remedio, incluso para la ciencia médica.

En México, elevada la cifra de mortalidad por tumores malignos, Enfermedad letal, el cáncer, el tumor maligno formado por la multiplicación desordenada de las células de un tejido o de un órgano. Lo maligno de una enfermedad “viene de lejos, y sombríamente, sube a nuestro cuerpo”: Jaime Sabines. Se padece no solo el cáncer de la enfermedad angustiosa, también el cáncer como mal que devora una sociedad.

Del pasado al presente científico las teorías sobre el cáncer del tumor o neoplasia maligna. Parte de la medicina que estudia las causas de las enfermedades, la etiología del cáncer es uno de los aspectos más estudiados y menos esclarecidos aún en biología y medicina modernas. Se padecen enfermedades del sufrimiento o dolor prolongados. Por ejemplo: La diabetes mellitus o diabetes sacarina, es una afección a menudo hereditaria que en casos se manifiesta desde la infancia, y se caracteriza por una alteración del metabolismo de los glúcidos ( Glucosa-dextrosa). La enfermedad se caracteriza por exceso de azúcar en la sangre y se manifiesta por una abundante eliminación de orina.

Con introducción explicativa sobre el mal canceroso o diabético, comentemos experiencia vivida y sufrida una reciente noche en Urgencias del ISSSTE, donde el dolor y la solidaridad son evidentes con el trato amable y la atención de médicos y enfermeras a pacientes encamados. La coordinación entre enfermeras se activa durante el horario nocturno cuando agrava el mal en un enfermo, como ocurrió con un paciente que sufrió fuerte convulsión de la contracción muscular violenta y patológica por causa, síntoma y evolución del padecimiento, mientras su esposa lo miraba angustiada, y desesperada intentaba controlarlo. Se logró con la intervención diligente de enfermeras que aplicaron el medicamento adecuado al enfermo que retornó a una aparente normalidad. En un hospital se encuentra el dolor, la solidaridad humana, y el amor que prodiga una gran mujer a su esposo que sufre convulsiones.

En médicos de ambos sexos, la vocación y la ética, los convierte en discípulos del médico griego más famoso de la antigüedad, Hipócrates, con su juramento hipocrático en sus aspectos sociales de un compendio de la moral del médico que sana y se propone ayudar, curar y consolar al enfermo valiéndose del conocimiento y de la observación y el razonamiento para aplicar un tratamiento curativo al paciente. Fue una experiencia en Urgencias del ISSTE, donde entré pesimista y salí con un optimismo cuando la vida en un puerto se encuentra en opuestos extremos del bien y el mal, y el odio y el amor. CRONOS.fin

Perfil

Abel San Román

columnas anteriores

26 de Julio
La división
24 de Julio
El mundo de los absurdos
19 de Julio
El rumor confuso


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com